Experiencias

Canal del arroyo de Hortsavinyà – Sierra del Espinal – Camino de los Matxos

Naturaleza, Rutas de montaña

Canal del arroyo de Hortsavinyà – Sierra del Espinal – Camino de los Matxos

El ámbito de esta ruta, es básicamente el mismo que el itinerario número 3, pero hecho en dirección contraria, y cambiando el Camino de las Costas por la Sierra del Espinal. Es curioso, pero los excursionistas sabemos bien, que un mismo camino hecho en dirección contraria, es un camino muy diferente.

Ficha técnica:

Dificultad: Media
Desnivel máximo: 500 m
Kilómetros: 13 km
Duración: 3 h 38 min.

00:00 h.
Tomaremos la pista que remonta paralela en el arroyo.

00:03 h
Prestamos atención, tenemos que coger la primera bifurcación que sube a mano derecha, pasando por delante del barrio de una casa. A continuación volvemos a encontrar el arroyo que seguiremos bordeando, bien acompañados de plátanos y chopos.

0:08 h
Cruzamos el arroyo siguiendo el camino que ahora remonta por la otra orilla. Vamos dejando las pistas que encontramos a la izquierda.

00:17 h
Volvemos a pasar el arroyo, ya continuación encontramos las importantes ruinas del molino harinero de Can Mas, que quedan a la derecha del camino, que sigue subiendo río arriba.

00:21 h
Atención a la bifurcación que encontramos a mano izquierda por donde atravesaremos el arroyo, y entraremos en el canal del Sot del Aram, donde desaguan las aguas de los baches del Rupit, de los Nogales, de las Indias, de los Laureles, de Canyamàs y de Grimola, convirtiéndolo en el afluente más importante del arroyo de Pineda.

00:22 h
Cruzamos el canal y a mano izquierda está la boca de la cueva de Aram, de unos 30 m de profundidad, antigua explotación minera de este metal. Si entráis con una linterna, aunque podrá observar vetas verdosas del mineral. Esta mina es la que ha dado nombre a todo el paraje.
Dejaremos la cueva y seguiremos remontando el canal por un camino con exuberante vegetación y muchos zarzas.

00:31 h
Volvemos a cruzar el canal. A partir de ahí pasaremos por donde podremos, unas veces por el borde y otros por medio del canal. Debemos tener en cuenta que las riadas hacen variar continuamente la fisonomía del camino.

 

00:57 h
El margen del canal se abre repentinamente a mano derecha formando un claro en forma de plaza, presidida por unos avellanos. Nos subiremos para saludar a la Virgen. En un borde de esta página, cerca del canal, sobre un tronco descabezado encontraremos una capilla con una imagen, que podríamos bautizar como Nuestra Señora del Aram. Esta capilla es también refugio de animales salvajes, como las retamas pues a menudo encontramos sus prendas en forma de heces. Este sitio es también el punto de confluencia con el bache de los Nogales que nos queda a la derecha.
Volveremos a bajar al canal por donde veníamos, y lo seguiremos remontando. A partir de aquí desaparece todo tipo de camino. La única vía de paso será el mismo canal, casi siempre transitable, excepto los días posteriores a una lluvia torrencial, pues la abundancia de agua que baja lo hace totalmente desaconsejable.
Aquí es donde empieza la parte más especial del canal, donde el bache del Aram nos muestra toda su salvaje belleza. En algunos puntos pasa tanto hundido, que los rayos del sol no penetran nunca. La cama por donde discurrir el agua está sembrado de rocas que ha ido puliendo con su acción de siglos. Los árboles, principalmente alisos y chopos, se elevan hacia el cielo buscando el sol, llegando en muchos casos a los 30 m de altura.

1:18 h
Llegamos a un punto, donde el lecho del canal es roca pura, formando un desfiladero esculpido por la acción milenaria del agua. Es precioso, pero difícil de pasar en época lluviosa. Pasadas estas rocas el canal va saliendo del hoyo y empezamos a ver los rayos del sol, y la vegetación se enriquece con acebo, bruscos, laureles y altísimos ejemplares de bosque de ribera. El canal se vuelve más amable y se civilizando.

1:40 h
De repente nos encontramos con una pista de tierra perfectamente transitable por los coches. Aquí termina el canal.
Debemos aclarar algo. Este trayecto se puede hacer perfectamente con la mitad de los minutos que le hemos asignado. Pero pasa, que para disfrutar de la belleza del recorrido, el excursionista ralentiza su paso, para disfrutar a placer de esta naturaleza salvaje, poco pisada por el paso del hombre y señoreadas por retamas y jabalíes.
Ahora empezaremos la segunda parte de este itinerario, con un recorrido totalmente opuesto a la primera, pasaremos del hondonada más sombrío a la cumbre más soleado.
Tomaremos la pista en dirección a la izquierda, que pronto comienza a subir de forma pronunciada, después de pasar dos curvas llegaremos a la carretera de Calella, que tomaremos en dirección al mar, hasta llegar a los Tres Términos, que están señalados con una hito formada por una gran piedra y una cruz. En este punto coinciden los términos municipales de Pineda de Mar, Tordera y Sant Cebrià de Vallalta.

1:50 h
Situados en este punto, nos encontramos al pie del monte de Sant Andreu, que en su cima alcanza los 378 m de altura, y es el punto culminante de la Sierra del Rupit. Tomaremos el camino que tenemos por delante, que es una carretera de saca y que sube de forma pronunciada.

1:56 h
Bifurcación a la derecha, que tomaremos para subir directamente a la cima.

2:02 h
Justo antes de llegar la cresta, nos encontramos con una obra de ingeniería salvaje, que podemos calificar de espectacular. Es sabida la afición que tienen los jabalíes a revolcarse en aguas fangosas. Pues bien, estos animales han aprovechado esta zona de tierra arcillosa, para construir hasta siete bañeras, una al lado de la otra, constituyendo una zona de baños comunal única en todo el Montnegre. Caminando por el bosque, es frecuente encontrar una bañera de jabalíes, pero un conjunto como este es del todo excepcional, y una curiosidad digna de ver. A continuación llegamos a la cresta, donde encontramos un camino ancho y agradable, por donde a menudo vemos señas de la presencia de tejones, otro de los animales que enriquecen la fauna de estos bosques.

2:05 h
Llegamos a un collado, con vistas a la izquierda donde destaca en medio del bosque el esbelto campanario de la iglesia de Sant Llop de Hortsavinyà. Dejaremos aparte una bifurcación y seguiremos caminando por el centro de la cresta.

2:08 h
Encontramos una barraca de cazadores, bien equipada para celebrar comilonas de todo tipo. Tenemos por delante el monte de la Torre, que con 361 m de altura es el segundo punto más alto de la sierra. A pocos pasos más dejaremos la pista y tomaremos un sendero que sube hacia la cima. Se trata de un camino poco transitado, y excepto la época de caza, pocas son las personas que se aventuran. Esto hace que la vegetación del sotobosque la invada, y para pasar debes frotar con las matas de romero, las jaras, brezos, los lentiscos, los garrics y muchos bruscos, que hacen que el caminante se sienta plenamente empapado de bosque. Aunque la espesura del arbolado, básicamente de encinas, madroños, pinos y alcornoques, el camino es transitable, pues no son muy abundantes las zarzas y zarzaparrillas, los gran enemigos del excursionista.

2:29 h
Llegamos a la cima del monte de la Torre. La abundancia de piedras sueltas que encontramos, hace pensar que pueden provenir de las ruinas de una antigua torre que habría dado el nombre a este lugar. A partir de aquí ya no vamos a parar de bajar hasta llegar al plan del arroyo. Continuaremos por un sendero que baja a mano derecha. Se trata de un camino muy desdibujado, pero nuestra referencia será siempre la cresta. Si en algún punto tenemos dudas, tomaremos siempre el paso de la derecha, pero sin alejarnos nunca de la cresta, donde siempre acabaremos devolviendo.

2:40 h
Borde del camino encontramos un punto de caza despegado. Consiste en una plataforma hecha de troncos y situada encima de las copas de los árboles, con una escala del mismo material para trepar. Es una atalaya destinada a la caza de aves, principalmente tordos y palomas. Seguiremos bajando cresta abajo hasta que se termine el sendero, que al final gira bruscamente a la izquierda y desemboca repentinamente al final de una pista.

2:53 h
Tomamos la pista.

2:54 h
Encontramos una bifurcación a mano derecha que tomaremos.

2:55 h
Otra bifurcación a la derecha por donde romperemos.

2:58 h
Otro cruce a la derecha, que esta vez pasaremos de largo.

03:03 h
Bifurcación a la derecha que tomaremos y seguidamente otra a la izquierda, que baja tocando a las ruinas de una casa.

03:05 h
Llegamos a casa de la Amat. Seguiremos el camino particular que pasa tocando el patio de la casa y haciendo una curva por el lado de una gran encina y continuaremos por este camino hasta la valla de la entrada de la finca.

03:07 h
Pasamos la valla, cruzamos el canal de San Andrés y seguidamente la riera de Pineda.

03:10 h
Llegamos al plan de Cal Capitán, donde hemos dejado los coches. Fin de trayecto.