Experiencias

El Montpalau – La fuente Fresca – El torrente de Anavall – El camino de los muertos

Naturaleza, Rutas de montaña

El Montpalau – La fuente Fresca – El torrente de Anavall – El camino de los muertos

Interesante recorrido por umbría del cerro de Montpalau y del de Can Carreras.

Interesante recorrido por umbría del Montpalau y de Can Carreras, que combina el camino de pista con los senderos, y que tiene en la cima del Montpalau el punto culminante. Este camino transita por uno de los vecindarios más antiguo de Pineda, el Arboceda. En el s. XV ya encontramos documentados núcleos de población estables, que se mantuvieron hasta mediados del s. XX, cuando las explotaciones forestales, únicas fuentes de riqueza de esta zona dejaron de ser rentables.

Haremos la aproximación en coche, saliendo de la gasolinera situada frente a la iglesia, en dirección a Calella. A 600 m giramos a mano derecha y seguiremos la carretera que remonta el arroyo, hasta que a 3 km del punto de salida encontramos el desvío de San Pedro, donde dejaremos aparcado el coche, frente a un antiguo molino.

Ficha técnica:

Dificultad: Media
Desnivel máximo: 230 m
Kilómetros: 8 km
Duración: 2 h 26 min.

00:00 h.
Iniciaremos la caminata desde el molino de Can Marqués, recientemente restaurado. A pocos pasos más arriba giraremos a la izquierda para cruzar el arroyo. En este punto, en medio del arroyo hay un antiguo horno de cal. Está siempre cubierto de abundante vegetación, debe prestar mucha atención para verlo, sino os pasará por alto. Vale la pena detenerse y hacer una visita. Pasada la riera seguiremos por la pista que sube serpenteando y con fuertes pendientes montaña arriba. Este camino suele estar a menudo muy xargaiat por el agua.

00:06 h.
Justo en una curva encontramos un poste indicador de caminos, seguiremos arriba.

00:21 h.
Seguimos subiendo y sudando la gota gorda, en otra curva encontramos a mano izquierda el camino que enlaza con el itinerario número 10, con lo que en parte coincidiremos. Continuamos subiendo pista arriba.

00:30 h.
Hemos llegado a una planada, es el Coll de los Altares. Es curioso el nombre de este lugar. Me hace pensar que podría haber sido antiguamente un lugar para ofrecer sacrificios a la divinidad. Un plan, entre montañas, con vistas al mar, parece un lugar bastante adecuado. Esto no es más que una especulación aventurada, pero si tenemos cuidado de que todos los topónimos tienen una razón de ser y una historia detrás, a saber …
A la izquierda encontramos un poste indicador de caminos y una pista que sube hacia la cima, que seguiremos hasta que desemboca en una plazoleta, aquí buscaremos el sendero que sube hacia el castillo.

00:40 h.
Estamos en la cima, pisando las ruinas del castillo de Montpalau, y disfrutando de unas vistas magníficas, sobre todo el territorio de Pineda. Desde esta atalaya, los representantes de los vizcondes de Cabrera, gobernaban toda la comarca. Esta cumbre, reúne los de Pineda, la doble condición de monumento histórico y mirador privilegiado. Queremos animar a los que todavía no han subido nunca, a que se animen a hacerlo. A pesar de la sudada que les espera, no se arrepentirán. Volvemos a bajar por el mismo camino.

00:46 h.
Nos volvemos a encontrar en el Coll de los Altares. Tomaremos la pista en dirección a Calella. Pasaremos junto a un depósito de agua, que los bomberos tienen listo para caso de incendio, dejando a la izquierda la rompe que baja hacia Can Martorell y otro poste indicador de caminos.

00:48 h.
Encontramos una bifurcación que seguiremos por la derecha. Por la izquierda iríamos a la urbanización de Can Carreras. Esta pista que pasamos resigue todo el umbría de Can Carreras.

00:55 h.
Dejamos un desvío a la derecha que nos llevaría hasta la masía de Can Valls, actualmente deshabitada

00:56 h.
Hundida en una curva pronunciada, a mano derecha del camino, encontramos la fuente Fresca. Años atrás, era una de las fuentes más populares de Pineda. Grandes y jóvenes la tenían como lugar de recreo, muy apropiado para hacer meriendas y comidas. Con la escuela habíamos ido de excursión a menudo. Ahora está abandonada, llena de matorrales, y con un cartel que dice agua no potable.

00:57 h.
Llegamos a una pista ancha que seguiremos en la misma dirección, dejando de lado las bifurcaciones secundarias que encontraremos. Poco después de una curva llegaremos a un collado desde donde se puede ver la parroquia de San Pedro de Río, y las masías de Can Bibi, Cal Pico, Can Cassussa y al fondo a la derecha la antigua casa de Can Jordán, documentada desde el siglo XIII.

01:06 h.
Al final de una fuerte pendiente encontramos una bifurcación a la izquierda que a la urbanización, la Diex a ambos seguiremos adelante, ahora por una pista muy ancha en dirección norte. Estamos pasando por umbría de Can Gibert, ahora una casa en ruinas, que queda escondida en medio del bosque sobre la vertiente izquierda del camino. Esta casa fue la casa donde nació el famoso bandolero Pablo Gibert, que a finales del s. XVIII, con sus crímenes y fechorías tenía bien atemorizado un amplio territorio. Las comarcas del Maresme, la Selva y el Empordà sufrieron sus maldades, y durante unos años llevó de cabeza a los mozos de escuadra, que con sus redadas no lo podían pillar. Finalmente fue traicionado por uno de sus, encarcelado y juzgado. Fue condenado a morir en la horca y su cuerpo descuartizado en la plaza pública. Y para escarmiento de propios y extraños, la Real Audiencia ordenó trasladar la cabeza del malhechor en la villa de Pineda, y que fuera colgado en lo alto de un palo en medio de la plaza.

01:14 h.
Después de una fuerte subida encontramos un desvío a mano derecha. Es una antigua carretera de saca, ahora fuera de uso, pero todavía transitable. Pasando por medio de los madroños, brezos, y estepas, que se la están comiendo, la seguiremos hasta el final.

01:24 h.
Se acaba la pista. Tenemos por delante el Montpalau y a mano derecha vistas sobre Pineda y el mar. Tomaremos un camino que baja por la derecha en el hoyo del canal.

01:29 h.
El camino termina repentinamente y a través de un apeadero nos encontramos raíz del torrente de Anavall. A partir de aquí seguiremos el sendero que baja por el margen izquierdo del canal. Es una camino secular, que se ha mantenido a través de los años. Actualmente es poco transitado, está rodeado de rica vegetación y se hace muy agradable al caminar.

01:39 h.
Seguiremos subiendo hasta enlazar con una pista hormigonada, por la que iremos bajando en medio de los campos bellamente cultivados de Can Costa y del Mas Florit en dirección al arroyo, donde llegaremos apenas raíz de la fábrica textil Indesmalla, que rodearemos pasando por delante de la fachada y rompiendo después a mano izquierda para tomar el camino de la Rectoria Vella.

01:49 h.
Encontramos una retama en medio del camino. Es un ejemplar único, con un tronco que debe tener unos 12 cm de espesor, lo insólita en un arbusto de esta especie.

01:57 h.
El camino atraviesa el torrente, y desaparece, seguramente engullido por la acción del agua. Continuamos pasando por medio del canal hasta que el torrente gira a mano izquierda y haciendo una ese vuelve a girar a la derecha. Nos encontramos delante de Can Basart.

01:58 h.
En este punto, tenemos que buscar el sendero sobre el margen derecho del torrente por donde irá siguiendo hasta desembocar en el arroyo de Pineda.

02:06 h.
Hemos llegado a la riera, que atravesaremos y nos plantaremos ante Can Vert, masía construida en el año 1583. Puesto aquí tenemos dos opciones: la más fácil seguir carretera abajo y en 10 min. seremos donde hemos dejado el coche. La otra opción, que recomendamos a los caminantes más agosertas, es pasar por el Camino de los Muertos. Llamado así porque antiguamente, cuando no existía la carretera, era el único camino para llegar a la parroquia de San Pedro de Río, y los enterramientos tenían que pasar forzosamente por este sendero.
El camino se inicia detrás de Can Vert, junto a un poste de teléfono. Se empieza a subir a continuación y no para de subir hasta llegar a San Pedro. Como actualmente no pasa nadie, está bastante abandonado, y en algunos puntos tiene cierta dificultad, porque pasa muy colgado por la ladera de la montaña, pero tiene el encanto de los caminos salvajes y si el caminante tiene una cierta agilidad saldrá sin problemas.

02:21 h.
Se acaba el camino, justo cuando encontramos el barrio de abajo de la parroquia, presidido por una cruz. Pasada la puerta entramos en una carretera de hormigón, que seguiremos hasta llegar al torrente, delante mismo de donde hemos aparcado el coche.

02:26 h.
Fin de trayecto